Comer bien sin castigarte: una cuestión de aprendizaje

Balanceado, rico y saludable.

Tres conceptos que rompen paradigmas y nos presentan infinitas posibilidades para nuestra alimentación diaria. Bajo esta premisa queremos vivir el #DíaInternacionalSinDietas, que desde 1992 se celebra el 6 de mayo y que fue creado entre otros, para generar conciencia de que así como evoluciona el mundo, también lo hacen las formas de alimentarse, la preparación de las comidas y los hábitos de consumo.

El equilibrio es la clave

La idea principal de comer bien, es llevar una alimentación o dieta balanceada, sin tener que privarte de lo que más te gusta o de seguir un régimen extremo, que ponga en riesgo tu salud y organismo.

Comer bien sin castigarte: una cuestión de aprendizaje
¡Consejo!

Recuerda que:

De los alimentos nuestro cuerpo obtiene en gran medida la energía y los nutrientes que necesita para un óptimo y normal funcionamiento. Por eso, una buena alimentación nos ayudará a mejorar el rendimiento físico y mental en el día a día.

Todo en su justa medida

No peques ni por exceso ni por defecto. Una buena estrategia es que comas porciones con las cuales te sientas bien.

Así mismo, otro plan que nos lleva a crear un buen hábito, es distribuir adecuadamente las horas de las comidas, en promedio deben pasar 3 y 4 horas entre una comida y otra. Si quisieras podrías comer un pequeño snack en ese lapso de tiempo para disminuir la ansiedad, un buen alimento en este propósito serían las frutas, verduras o frutos secos.

¡Consejo!

Consejo:

Dejar de comer no es una buena idea. No tendrá nunca un efecto positivo en tu cuerpo y podría ocasionar descompensaciones y problemas de salud en un futuro.

En la variedad está el placer

Y para el tema de la alimentación sí que aplica. Comer o seguir una dieta basada en un mismo alimento, además de aburrido, no es recomendable. La digestión es un proceso fisiológico y químico, en donde toda la comida que ingerimos se transforma de diferentes maneras en el organismo y cada alimento aporta diferentes nutrientes que el cuerpo necesita.

¡Consejo!

Consejo:

Es primordial hacer combinaciones idóneas para lograr que cada uno de los alimentos, además de entregarnos sensaciones y sabores excepcionales, nos aporten los nutrientes que nuestro cuerpo requiere para funcionar correctamente.

Derribemos mitos

En la era de la información en la que vivimos, muchos mitos se han creado alrededor de los alimentos y las dietas. Es por eso que resolveremos algunos interrogantes y premisas que pueden ayudarte a tener un panorama más claro al respecto:

Punto 1

“Voy a eliminar todas las grasas de mi dieta”

Cuando dejas de consumir grasas completamente, tu cuerpo puede sufrir una serie de cambios drásticos. El primero es que el metabolismo se torna más lento y al darse cuenta que no está obteniendo un nutriente fundamental para muchas funciones del organismo empieza a generar reservas, haciendo que se acumule más grasa de lo habitual. El segundo es que se va a tener un déficit de vitaminas, principalmente A, D, E y K, ya que son vitaminas liposolubles, lo que significa que la grasa se necesita para que sean absorbidas por el cuerpo. Y tercero, nuestros estados de ánimo se verán afectados porque la ausencia de grasas está relacionada directamente con los sistemas hormonales.
(puedes ver: Los mitos sobre las grasas que debes romper )

Punto 2

¿Dejar de comer en la noche adelgaza?

Definitivamente no. Comer bien y balanceado depende en gran medida de las tres comidas o instancias principales: desayuno, almuerzo y cena, que no debemos omitir incluso por salud. La clave está en las porciones y en la combinación de alimentos que elijas para comer.

Punto 3

¿El desayuno es la comida más importante del día?

Sí. Cuando nos levantamos en la mañana, el cuerpo se prepara para enfrentar el día y empieza a determinar mediante los alimentos que recibe, la cantidad de energía que debe quemar o reservar para un óptimo rendimiento. Es decir, del desayuno depende que nuestro metabolismo trabaje más acelerado o más lento. Inclusive, las personas que no desayunan tienden a engordar, porque los órganos reciben el mensaje de “hoy quizás no haya mucha comida” y empiezan a hacer una reserva de alimentos mayor durante el día, haciendo que el metabolismo funcione mucho más lento y se gane peso.

Punto 4

“Tomar agua en exceso me hace bien”

Realmente tanto en la vida, como en los hábitos de alimentación; ningún exceso es positivo para nuestro cuerpo. En el caso puntual del agua, si bien el cuerpo humano está compuesto en promedio de un 70% de este líquido y es vital para nuestro organismo, su ingesta exagerada puede ocasionar sobrehidratación y alterar de manera adversa algunas funciones metabólicas.

Asesórate con especialistas y profesionales de la salud

Cuando quieras iniciar una dieta o simplemente cambiar y mejorar tus hábitos alimenticios, recurre siempre a un profesional y especialista de la salud en nutrición. Bajo su asesoría, aprenderás de primera mano cómo funciona exactamente tu metabolismo y cuáles son las mejores estrategias a seguir en cuanto a rutinas de alimentación se refiere.

Comer bien sin castigarte
¡Consejo!

Recuerda que:

Nuestro cuerpo es único y debemos cuidarlo de manera especial y responsable, definitivamente no existe un remedio o comida "milagro" que nos ayude a bajar de peso.

Etiquetas: ,